Humedales y Agua

2013 es el Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua, proclamado por las Naciones Unidas. Para el Día Mundial de los Humedales 2013 la Convención de Ramsar sobre los Humedales ha aunado esfuerzos con el Programa Hidrológico Internacional de la UNESCO.

Es también por esta razón del lema “Los humedales cuidan el agua”, destaca la estrecha dependencia entre el agua y los humedales, y el papel fundamental que desempeñan estos ecosistemas –indicó la Convención de Ramsar.

Es fundamental que la sociedad –y en especial los educadores, comunicadores sociales y tomadores de decisión– comprenda y ayude a entender que proteger y usar racionalmente nuestros humedales es esencial para la gestión sostenible del agua y para mantener su calidad.

Es imprescindible y urgente promover una mayor conciencia sobre la conexión entre la disponibilidad de agua segura, la salud, la economía regional y la integridad de los humedales.

Los irreemplazables ecosistemas de humedales están sufriendo impactos negativos de enorme magnitud, muchos irreversibles, a manos de intereses particulares y sectoriales a los que parece no importar el interés general ni la salud, que tanto dependen del agua.

Salud, alimentos, desarrollo

Entre 1.000 y 2.000 millones de personas en el mundo tienen hoy menos acceso al agua dulce, lo cual incide negativamente en la producción de alimentos, la salud humana y el desarrollo económico y da lugar cada vez más a conflictos sociales –alertan precisamente desde la Convención.

“Los efectos de los cambios en el uso de la tierra, la desviación de aguas y el desarrollo de infraestructuras siguen conduciendo a la degradación y la pérdida de humedales” –puntualiza Ramsar.

El acceso a un abastecimiento adecuado de agua limpia es un requisito básico para la supervivencia de los seres humanos. El riesgo es que subestimamos permanentemente la función de los humedales como ecosistemas básicos dentro del proceso de suministro y regulación del agua del que depende la humanidad.

Reflexión necesaria

Precisamente el Día Mundial de los Humedales 2013 es una oportunidad para evaluar la situación de los humedales, mirando quién y cómo se gestiona el agua, y los retos que se plantean, desde el manejo del agua y los humedales hasta los problemas de las aguas transfronterizas, agrícolas y urbanas, pasando por el almacenamiento, y el desvío y alteración de los recursos hídricos.

La Convención de Ramsar propone reflexionar sobre “lo que todos podemos hacer en lo local y regional para conseguir que los ecosistemas de humedales y su agua estén protegidos y bien gestionados en beneficio de las personas y de los ecosistemas silvestres”.

Desafío esencial

Toda la vida del planeta depende del agua. El agua es fundamental tanto para el desarrollo sostenible como para la salud y el bienestar humanos. Este reconocimiento no es algo nuevo: Leonardo da Vinci había comprendido la importancia de esta cuestión cuando dijo que “El agua es el motor de la naturaleza”.

La grandeza de las primeras grandes civilizaciones en los valles de los ríos Nilo, Tigris-Éufrates, Indo-Ganges y Amarillo dependió del manejo del agua y de los beneficios que esta proporcionaba. La historia de la humanidad está llena de ejemplos de civilizaciones otrora pujantes que ahora sólo son tesoros arqueológicos sepultados bajo las arenas del desierto.

En algunos casos la desaparición de esas civilizaciones se debió a su incapacidad de mantener un manejo adecuado del agua o reconocer el delicado equilibrio entre uso racional y explotación. Todavía hoy se intenta conquistar y someter el agua, pero el agua no es algo que pueda someterse –destaca Ramsar.

Los humedales son los recursos principales de los que se derivan el agua y todos sus beneficios para los seres humanos. También constituyen un componente decisivo del ciclo hidrológico que mantiene nuestro abastecimiento de agua. Un mensaje fundamental del Día Mundial de los Humedales 2013 se refiere a la necesidad de que reconsideremos nuestras ideas sobre los humedales, reconociendo que las sociedades humanas satisfacen sus necesidades de recursos hídricos gracias a los humedales y por intermedio de estos.

El manejo de los humedales para apoyar el suministro del agua a nivel de cuenca (y viceversa) es fundamental. Sin un manejo adecuado de los humedales no puede haber agua de calidad y cantidad adecuada en el lugar y el momento en que se necesita. Como en el caso de las primeras grandes civilizaciones fluviales, la integración del manejo del agua, la tierra y la población sigue siendo un reto esencial del siglo XXI.