Agua y Diversidad Biológica

2013 Día Internacional de la Diversidad Biologica

El agua es esencial para la vida. Ningún ser vivo del planeta Tierra puede sobrevivir sin ella. Es un requisito previo para la salud y bienestar humanos y, también, para la preservación del medio ambiente.

El tema Agua y diversidad biológica se eligió para coincidir con la designación de las Naciones Unidas de 2013 como el Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua. El tema del Día Internacional de la Diversidad Biológica 2013 es el Agua y biodiversidad.

La designación del Día Internacional de la Diversidad Biológica de 2013 sobre el tema del agua proporciona a las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) y al público en general la oportunidad para sensibilizar sobre este problema e incrementar las medidas concretas. Coincidentemente, el período 2005-2015 es el Decenio Internacional para la Acción, “El Agua, Fuente de Vida”.

Que es la Diversidad BiologicaMensaje para el Día Internacional de la Diversidad Biológica 2013

El tema de este año habla del importante rol de la diversidad biológica y los ecosistemas como proveedores de la seguridad del abastecimiento del agua y, por lo tanto, para el desarrollo sostenible. Se alienta a las Partes, asociados y organizaciones que deseen elaborar mensajes para ese día a integrar alguno de los siguientes elementos.

1. El agua es vida y es la base del bienestar humano, que incluye la seguridad alimentaria, el agua potable y el saneamiento, y de la mayoría de las actividades económicas. También es la base de la salud de los ecosistemas y, por consiguiente, de la diversidad biológica.

2. Vivimos en un mundo cada vez más inseguro desde el punto de vista hídrico, en el que las demandas de agua suelen superar su suministro, la calidad del agua no logra alcanzar las exigencias mínimas y cada vez hay más fenómenos meteorológicos extremos de sequías e inundaciones.

3. La seguridad del abastecimiento del agua ocupa un lugar importante en los programas políticos, públicos y de los negocios. En el informe del Foro Económico Mundial de 2013 sobre Riesgos Mundiales las crisis de suministro de agua se ubicaron en segundo lugar, solo después del principal quiebre financiero sistémico y antes de las crisis de escasez de alimentos, los desequilibrios fiscales crónicos y la volatilidad extrema de los precios agrícolas y de la energía.

4. Los ecosistemas regulan la disponibilidad de agua y su calidad; la degradación de los ecosistemas aumenta la inseguridad del abastecimiento del agua; la conservación y restauración de los ecosistemas, por lo tanto, nos ayuda a lograr la seguridad del abastecimiento del agua. La diversidad biológica es la base de estos beneficios y, por consiguiente, esta es una de sus contribuciones más visibles e importantes al bienestar humano y al desarrollo sostenible.

5. Los ecosistemas son infraestructuras hídricas naturales que pueden servir a los mismos propósitos que las infraestructuras construidas o físicas, como las represas y las plantas de tratamiento del agua; la infraestructura hídrica natural y construida puede gestionarse simultáneamente para lograr resultados sostenibles, mejorar la eficiencia, reducir los costos y proporcionar beneficios adicionales relevantes. Estos son resultados ventajosos para todos, para el medio ambiente y para el desarrollo.

6. El uso de infraestructura natural para la gestión hídrica tiene una larga historia, de milenios, una fuerte evidencia a su favor y se está difundiendo cada vez más, pero todavía no se ha convertido en algo tan generalizado como para brindar todo su potencial.

7. Los componentes de los ecosistemas que más influyen en el agua son los bosques, los pastizales, los humedales y los suelos. Si trabajan juntos, pueden proporcionar beneficios en materia de seguridad del abastecimiento del agua a escala local, regional y mundial.

Sabia Usted8. Sin ecosistemas, el ciclo del agua y los ciclos de carbono y de nutrientes que dependen de aquel, se alterarían de manera importante, en su mayor parte, perjudicialmente. Pero las políticas y decisiones no tienen lo suficientemente en cuenta estas interconexiones e interdependencias, ni las utilizan como soluciones.

9. Los beneficios relacionados con el agua suelen constituir los valores más importantes que proporcionan los ecosistemas, no solo en el caso de los humedales, sino en casi todos los tipos de ecosistemas, como los bosques, los pastizales y los suelos.

10. El impacto del cambio climático se produce principalmente por cambios en el ciclo del agua y su influencia en los ecosistemas. Por consiguiente, los enfoques basados en los ecosistemas son una respuesta principal para la adaptación al cambio climático y en gran parte refiere a la gestión hídrica.

11. Los ciclos del agua y del carbono son interdependientes. Los ecosistemas y los vegetales precisan agua para la captura y el almacenamiento del carbono y otros elementos de la diversidad biológica que participan en este proceso, a su vez, ayudan a regular el agua: los bosques, por ejemplo, dependen del agua y también ayudan a regularla. La adaptación al cambio climático y su mitigación mantienen una interdependencia a través del agua.

12. Los ejemplos de oportunidades importantes para usar los ecosistemas en la gestión hídrica son: mejorar la salud de los suelos y la capa superficial de la tierra en los paisajes agrícolas, para lograr simultáneamente la seguridad del abastecimiento del agua y la seguridad alimentaria y reducir los impactos de las actividades no agrícolas, que incluyen reducir el uso del agua, la contaminación, la erosión y los deslizamientos de tierras; integrar los enfoques de infraestructura natural a la gestión hídrica urbana para lograr ciudades sostenibles y seguras; tener en cuenta a los humedales, como las planicies de inundación, los pantanos de las costas y los estuarios, para mejorar la resiliencia frente a los desastres naturales; tener paisajes gestionados, como los bosques, para apoyar el suministro de agua potable; reducir los riesgos y la gravedad de las inundaciones y sequías.

13. Conservar o restaurar ecosistemas para gestionar el agua también presta beneficios adicionales. Por ejemplo: los humedales pueden ayudar a regular el agua pero también pueden funcionar como sostén de las pesquerías; restaurar los suelos puede ayudar a lograr una agricultura más productiva y seguridad alimentaria sostenible; los bosques suministran recursos madereros y no madereros y hábitat para los polinizadores y la vida silvestre; los paisajes mejorados brindan valores recreativos y culturales importantes. Estos beneficios deben agregarse a los relacionados con el agua cuando se consideran los rendimientos o las inversiones en infraestructura vinculada al agua.

Enlaces de Interés:

»Página oficial del Día Internacional de la Diversidad Biológica«

»Decenio de las Naciones Unidas sobre la Biodiversidad«