28 de Mayo, Día del Perro sin Raza

Día del Perro Sin Raza

Un grupo de internautas decidió hacer realidad una curiosa iniciativa. A través de las redes sociales, los amantes de las mascotas, decidieron impulsar el “Día del perro sin raza” desde el año 2012. Esta idea busca resaltar el cariño que le tienen las personas a los perros que sin tener una raza en específico, también son queridos por sus dueños y cuidados con mucho ahínco.

La idea nació en España y se ha vuelto popular en Facebook en donde las personas han compartido las fotos de sus canes, muchos de ellos hallados en las calles. La iniciativa busca también que más personas se animen a adoptar perritos sin hogar, una buena alternativa para poder darle cariño a un ser que lo necesita.

Incluso se han lanzado campañas a través de las redes sociales como “#dogfie”, que busca que los dueños de animales sin raza determinada se animen a mostrar a sus mascotas en un auto-retrato.

Término ‘criollo’

Al utilizar el término criollo nos referimos a palabras como animal vagabundo, enfermo, sarnoso y callejero, todo de forma despectiva. Pero no es la realidad, el mismo significa un perro de raza no identificable o mezclado o al llamado perro “cruzado”, a diferencia de un can de raza o un perro con pedigrí.

Ventajas y desventajas del perro sin raza

Día del Perro Sin RazaPero estos perros criollos tienen sus ventajas. Entre ellas, que se ven menos afectados en enfermedades congénitas, aunque son igual de susceptibles a enfermedades serias y necesitan la misma cantidad de cuidado que un can de raza.

Una desventaja evidente es que no podemos predecir la apariencia, el comportamiento y el temperamento en la edad adulta, como sí lo hacemos en otros perros de raza.

Al elegir un perro de raza tendremos en cuenta que no basta con que sean bonitos, sino que hay que analizar todas las necesidades y cuidados que necesita la raza y saber si podemos cubrirlas.

Un ejemplo de ello es el cuidado del pelo. Los perros de raza pura precisan mucha dedicación al cuidado; algunas razas pequeñas además del cuidado regular del pelo requieren un arreglo profesional.

En el caso de las razas puras, existen muchos defectos hereditarios a los que algunas razas son más susceptibles. Debemos asegurarnos de los problemas que pueda haber antes de ir a ver una camada de cachorritos. Mirarlos puede causarnos mucha atracción, pero hay que tener responsabilidad.

Los perros cruzados o mestizos no tienen desventajas evidentes respecto a los de raza, pero sí muchas ventajas. Son animales muy amables y cariñosos, además de fieles, agradecidos, con una enorme capacidad de afecto y demostración de cariño.

Cada perro sin raza es único

Día del Perro Sin RazaEstos canes que no tienen una raza pura son muy inteligentes y fácilmente adiestrables. No sufren degeneraciones por consanguinidad y gracias a las “mezclas” de las que provienen tienen graciosas peculiaridades que hacen de cada uno de ellos un individuo exclusivo, irrepetible, único. Además, tienen una gran resistencia física y mucha duración de su vida (se sabe de perros que han llegado a vivir 20 años).

Está demostrado que son más tranquilos y equilibrados que sus parientes de pura raza; es cierto que los cruces realizados por criadores poco profesionales pueden provocar alteraciones de comportamiento en algunos ejemplares de raza; sin embargo la selección natural de los mestizos evita casi en la totalidad dichas alteraciones.

Los perros que están vagabundeando por nuestras calles y los que “escapan” de la perrera donde serán sacrificados van a desarrollar un instinto de supervivencia que irán cediendo a posteriores generaciones, algo que no ocurre con los de raza pura.

Un perro cruzado puede llevar muchas generaciones antepasadas conviviendo con sus dueños y los antepasados de sus dueños hasta que diferentes circunstancias desembocan en su abandono. Por ello puede tratarse de animales que están deseando tener una segunda oportunidad de convivir nuevamente con otra familia. Cuando lo consigan, serán agradecidos en extremo.

¿Cómo se forma una raza?

Una teoría interesante para considerar es que los perros de raza pura en realidad han sido mestizos prolongados en el tiempo. Por ejemplo, una raza tan admirada como el San Bernardo, si analizamos su genealogía, veremos que en él se mezclan sangres de dogos alemanes y perros de montaña de los Pirineos; los dogos provienen de la mezcla de mastines con lebreles irlandeses, mientras que el perro de montaña de los Pirineos desciende del Maremmano-Abruces y del pastor húngaro Kuvasz, que a su vez proviene de otras razas.

No debemos demonizar al perro sin raza o mestizo porque no sean puros.

Día del Perro Sin Raza

Manifiesto
Tú eres único, tu perro también

1 Soy un perro sin raza. Cuando la gente pregunta a mi amo por la calle de qué raza soy, le gusta responder con orgullo que soy mestizo, un mil-leches o un mil-sangres, sencillamente, un perro… su perro.

2 Soy un perro sin raza, así que soy un perro exclusivo. Todo perro sin raza es siempre original, único. No hay dos iguales.

3 Soy un perro sin raza. Un perro con dos orejas, dos ojos, una nariz, un rabo, cuatro patas y muchos dientes. Un perro como todos.

4 Soy un perro sin raza. A mi familia de humanos le da igual si soy el perro más guapo del mundo o el más feo.

5 Soy un perro sin raza, así que tengo muchas más posibilidades de pisar el veterinario solo para ponerme las vacunas. No es ninguna leyenda urbana que los perros mestizos somos más sanos.

6 Soy un perro sin raza y mi carácter es fruto de la selección genética natural, el sistema más sabio. Es el que usáis los humanos.

7 Soy un perro sin raza, como muchos otros perros que han sido adoptados en una protectora, que fueron encontrados o regalados.

8 Soy un perro sin raza, pero no soy un perro que salga gratis. Todos los perros costamos dinero en comida, vacunas, residencias caninas, peluquerías… eso sin contar que nos podemos poner enfermos y necesitar un caro tratamiento.

9 Soy un perro sin raza, aunque los perros de raza son, en el fondo, perros mestizos fotocopiados.

10 Soy un perro sin raza, es decir, soy un perro tan bueno como cualquier otro.

Día del Perro Sin Raza